logo

Actualidad Noticias

Las rebajas: El antes y el después

Guardar los adornos de Navidad y colgar los carteles rojos que anuncian descuentos. Es la tónica que siguen cada año los comerciantes al revestir los escaparates de la noche del 6 a la mañana del 7 de enero. Este martes ha arrancado una campaña de rebajas de invierno en la que la tienda física pelea por sobrevivir en medio del auge del comercio electrónico que tanto espacio le gana. «La campaña se desarrolla oficialmente del 1 de enero al 31 de diciembre, hay descuentos todos los días», subraya a ABC José María Seijas, presidente de la Federación Gallega de Comercio.

La línea que separaba al periodo de rebajas del resto del año se ha difuminado con la consagración de otras campañas como el Viernes Negro, el Cybermonday o el Día del Soltero, que ayudan a diversificar las compras. «Los consumidores ya no tienen la necesidad de esperar a enero o junio, eso se acabó para los comerciantes y para los clientes» —apunta Seijas, y añade— «las rebajas ya no son lo que eran».

Los gallegos gastarán una media inferior a 100 euros durante las rebajas, según las estimaciones de la Federación Gallega, «entre 80 y 90 euros por persona», matiza el presidente. Además, apunta que desde la Confederación Gallega de Comercio se espera que los primeros días de la campaña sean los de mayor afluencia y que se prevé un incremento de un 2% en la facturación de los comercios con respecto a las rebajas del invierno anterior. Por sectores, el textil, el calzado y los productos electrónicos continúan siendo los más beneficiados por los descuentos esta temporada.

La transformación en el sector comercial que ha aupado la venta electrónica repercute también en esta campaña de rebajas. Según las cifras que maneja la Federación, las ventas por Internet han aumentado un 28% en el último año, «sobre todo —detalla Seijas— en los sectores de viajes, ocio y espectáculos». En cuanto a los hábitos de los consumidores, «las compras impulsivas desaparecen porque las economías familiares tampoco son boyantes. El cliente piensa en lo que necesita y va a tiro fijo», declara el presidente de la Federación Gallega de Comercio.

Por capricho o necesidad

Pero saliendo a la calle, los consumidores se enfrentaban esta mañana a las compras con diferentes pulsiones. Por un lado, están quienes aprovechan estos días para comprar los artículos que necesitan con más urgencia, como Gina Balboa, que dice esperar siempre a las rebajas. «De momento me he gastado 103 euros, comprando solo lo que necesito». «Con las posibilidades que hay ahora, reparto más las compras. Aún así, si lo necesito y lo hay, lo compro. Gastaré unos 200 euros», cuenta otra clienta.

Con todo, los caprichos de los consumidores son también un aliado más de las rebajas. «Compro más bien por capricho. Me gasto sobre 100 euros, aunque la mayoría lo acabo devolviendo y me quedo con dos o tres cosas», afirma Uxía Seoane. «Lo que necesito lo compro directamente, para los caprichos que tengo en mente espero a las rebajas. Tengo 20 o 30 euros de presupuesto», dice Estefanía González.

Quizá enterrar los villancicos del hilo musical por la típica música electrónica de altas revoluciones que resuena en estos establecimientos sea ya la única esencia que mantenga esta campaña de invierno en un momento en que, debido a los cambios en los hábitos de los consumidores, las rebajas no volverán a ser lo que eran.

© 2020 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías