logo

Actualidad Noticias

Las claves para evitar el "acoso" de ofertas de telefonía

 

Las llamadas que recibimos muchos clientes para hacernos todo tipo de ofertas, sobre todo los operadores de telefonía, cada vez son más y más insistentes. A veces, aunque digamos que no queremos seguir recibiéndolas. Para Eugenio Ribón, presidente de la Asociación Española de Derecho de Consumo, esto quiere decir que “hay menos control sobre esas operadoras que utilizan nuestros datos indebidamente y menos vigilancia de las administraciones”.

Pero… ¿cómo puede una operadora tener nuestros datos si no hemos tenido nunca trato con ellos? Ribón explicó en SER Consumidor que salen de dos vías: “La primera, de una cesión indebida de datos de los clientes, donde una empresa a la que se lo hemos dado ha suministrado esos datos a otros”. Y eso sucede porque “hemos aceptado sus condiciones y sin saberlo, por no leer esa letra diminuta del contrato donde pone que aceptamos que den nuestros datos a terceros, le damos nuestra autorización”.

Además, la segunda vía es “al darnos de alta en promociones o sorteos: dentro de esas condiciones al participar en ese sorteo, hemos accedido sin leer esa letra la posibilidad de que utilicen nuestros datos”

En cuanto a las diferentes formas de evitar estas llamadas no solo está asustarnos a la conocida Lista Robinson, que evita en un plazo de unos tres meses seguir recibiendo llamadas comerciales, también está la de “dirigirnos al operador concreto y pedir el derecho de acceso y cancelación al responsable”. Esto se hace de la siguiente manera: “Nos dirigimos a esa empresa indicando nuestro nombre y DNI, a través de la Agencia Española de Protección de Datos, que tiene unos formularios sencillos y también en las propias webs de los operadores se puede utilizar el correo electrónico en relación a la privacidad”.

En teoría esto debería suficiente para que desistan de molestarnos. Pero ¿qué pasa si no nos hacen caso? Eugenio Ribón aseguró que si se da ese caso, “con ese mismo escrito que le hemos puesto en el correo de la operadora, tenemos que ir a la Agencia Española de la Protección de Datos o a las agencias que hay en otras comunidades. De esta manera inicia un expediente sancionador y acaba con una multa, que puede ser muy notable para esa compañía telefónica.” Para Ribón, también esta claro que si las empresas quisieran, esta situación no se daría.

Puede consultar la noticia original AQUI

© 2019 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías